Búhos Calakmul – Natura E.S.T.

Búhos Calakmul

Búhos Calakmul

 

“Este artículo fue publicado por primera ocasión en la Revista Digital Especies en su edición enero-marzo del 2018. En él, los autores reflexionan sobre la obtención y manejo de información derivada de los conocimientos y creencias de las personas, para su integración a los programas de conservación de las especies silvestres. El medio ambiente no se puede desligar de las comunidades que en él se integran. Este análisis se considera especialmente relevante, dada la escasez de estudios en este sentido.”

Numerosos esfuerzos de conservación suelen basarse en investigaciones sobre los aspectos biológicos y ecológicos de las especies que se quieren proteger, sin tomar en cuenta que factores como la cultura y el conocimiento popular de las personas que habitan en las comunidades cercanas a sus hábitats pueden ser la clave para la planeación de programas de conservación exitosos.

Cuando pensamos en las causas que pueden impactar negativamente a una especie o incluso llevarla a la extinción podemos enlistar rápidamente la contaminación, la modificación del hábitat, el tráfico ilegal de especies, la cacería ilegal, la introducción de especies exóticas y colisiones con infraestructuras tales como   y cableado eléctrico. Sin embargo, pocas veces consideramos que nuestras creencias, actitudes, conocimiento y desconocimiento, y las acciones que se derivan de éstas pueden jugar un papel muy importante, impactando de forma negativa o positiva la sobrevivencia de una o varias especies.

Búho cornudo (Bubo virginianus)

En un esfuerzo por comprender la importancia del factor cultural y el conocimiento de las personas en la conservación de la fauna y principalmente las aves,   un estudio de campo enfocado en explorar las creencias sobre los búhos en la Reserva de la Biosfera Calakmul.

Conservación: una cuestión en la que la cultura importa

Desde hace miles de años son numerosas las creencias, mitos y leyendas  alrededor de los búhos. Algunos estudios científicos conducidos en diversos países (Costa Rica, Colombia, Finlandia, Nepal, y regiones de África) han recopilado información encontrando creencias similares respecto a estas aves nocturnas. Entre las más predominantes, se dice que el observar o escuchar el canto de un búho puede ser una señal de “mal presagio”, asociado por ejemplo a que alguien en una casa va a perecer o enfermar pronto. Se les llega a considerar como “aves de mal agüero”, “brujas” y a relacionárseles con la hechicería. Desafortunadamente, esto ha llegado a ser razón suficiente para causarles daño o sacrificarlas con el propósito de librarse de la “mala fortuna”. Además, se ha documentado que partes de su cuerpo son vendidas en los mercados para uso en medicina tradicional o como amuletos en algunas partes de África y China. En contraste, también llegan a ser considerados como símbolos de sabiduría e incluso se tiene la creencia de que si se daña a un búho se atrae la mala suerte. Todo lo anterior tiene que ver con la combinación de diversos factores como cultura, educación, creencias y región.

México posee una alta riqueza de especies de búhos, con un total de 34 de las cuales 21 están bajo alguna categoría de riesgo. La Reserva de la Biósfera de Calakmul comprende el área tropical protegida más grande de México y forma parte del Corredor Biológico Mesoamericano. Además de su importancia biológica, se trata de un área de gran relevancia cultural al ser fuertemente influenciada por la cultura maya. Es hogar de seis especies de estas rapaces nocturnas: la lechuza de campanario (Tyto alba), el búho cornudo (Bubo virginianus), el tecolote sapo o tecolote vermiculado (Megascops guatemalae), el búho café  (Ciccaba virgata), el búho barrado albinegro (Ciccaba nigrolineata) y el tecolote bajeño (Glaucidium brasilianum). Nuestro estudio se basó en entrevistas a las personas de dos localidades pertenecientes a esta área natural protegida, Zoh Laguna y Xpujil.

Las creencias y “X’ooch”

Entre las creencias que registramos con mayor frecuencia, encontramos varias representadas por estas afirmaciones: “Los búhos traen mala suerte”, “Un búho cantando cerca de una casa anuncia muerte”, “Los búhos son usados para brujería”, “El búho anuncia mala fortuna para la persona por la que vuela cerca”, “Los búhos predicen enfermedad” y “Cuando el búho canta el indio muere”.

Además, aunque mucho menos mencionadas, documentamos otras con la misma connotación negativa: “Los bebés y los niños deben ser protegidos de los búhos para evitar enfermedad”, “Los búhos son seres sensibles y pueden presagiar la muerte”, “Los búhos pueden transformarse en personas”, “Si un búho se acerca a un funeral, significa que la persona fallecida tenía un pacto oscuro”, “Unas tijeras abiertas deben colocarse bajo la cuna de los bebés para protegerlos de la enfermedad que podría traer la lechuza”, “Después de ocho días de escuchar el canto de un búho, alguien en el pueblo va a morir”, “Los búhos pueden predecir mal tiempo”.

Afortunadamente, no encontramos evidencia de que estos dichos o creencias estén ocasionando un impacto negativo en los búhos, ya que, a pesar de ser populares, la mayoría dijo “no creer que sean verdad”. Un detalle importante e interesante es que, a pesar de la variedad de especies de búhos que habita Calakmul, los mitos parecen no estar generalizados y más bien se centran en la lechuza de campanario, conocida con el nombre maya “X’ooch”. Es a esta ave, descrita como grande y blanca, cuyo canto es “muy feo”, a la que se le atribuyen mayormente los presagios de mala fortuna, dejando a las demás especies de búhos sin culpa alguna. Al parecer, es el aspecto “poco agraciado” y el canto de esta lechuza lo que no juega  a su favor respecto a cómo es percibida. El relato más popular que encontramos en la localidad de Zoh Laguna es protagonizado por “X’ooch”. Una amable señora contó que hace algunos años un X’ooch entró a su casa y lo difícil que fue, entre ella y sus hijos, tratar de espantar al ave para que saliera, lo cual les tomó más de una hora. Al día siguiente ocurrió un accidente y parte de esta casa y de las contiguas ardieron en llamas y la pérdida de pertenencias fue considerable. Este suceso es muy conocido en la localidad, así como su relación con la visita de X’ooch el día anterior, por lo que algunas personas creen fuertemente que en efecto, esta ave no anuncia nada bueno.

Cerca del total de entrevistados comentó que sus familiares y la gente “mayor”, como sus abuelos, son quienes les contaron historias sobre búhos, por lo que la tradición oral es relevante culturalmente. Es a través de la interacción directa y oral con las personas que se obtiene este tipo de información, la cual corre el riesgo de perderse si no se documenta o no se toma en cuenta a las generaciones más antiguas, fuente de una gran riqueza cultural.

Un aspecto importante a relacionar con las creencias locales sobre los búhos es su propia biología. Ciertos roedores suelen ser más abundantes en áreas habitadas por personas y son activos durante la noche. Al alimentarse de éstos, los búhos se acercan a estos sitios para cazar. Sin embargo, si las personas desconocen que los búhos son carnívoros, podrían ser incapaces de ver la relación del acercamiento de estas aves con la búsqueda de su alimento, y en vez de esto asociarlo con algo “negativo” o “diabólico”. Por ejemplo, en las poblaciones mayas era frecuente que las honras fúnebres se hicieran en la misma casa del difunto, en un momento de duelo es más sencillo atribuir la presencia de un búho a algún aviso sobrenatural, que a un simple comportamiento de búsqueda de alimento. Un porcentaje considerable de entrevistados especificó que los búhos comen frutos y no carne, lo cual puede dificultar que se les considere benéficos e importantes para el control de especies que podrían transmitirles enfermedades. Es por ello que resulta importante incorporar esta información a los programas de educación ambiental.

Los búhos: en definitiva, aves de buena fortuna

Además de ser bonitos (¿no crees?), los búhos tienen una posición importante en la cadena alimenticia al ser predadores de especies que potencialmente pueden convertirse en plaga y transmitir enfermedades, como los roedores. Las lechuzas de campanario han sido utilizadas exitosamente como control biológico para prevenir el daño a cultivos causado por roedores, lo cual a su vez resulta “amigable” al ambiente en vez de utilizar grandes cantidades de raticidas y pesticidas.

También son muy populares entre los aficionados a la observación de aves y fotógrafos de naturaleza, por lo que muchos compatriotas y extranjeros viajan por México para aumentar su lista de aves observadas, y los búhos son la joya al no ser precisamente las aves más fáciles de contemplar. Esto implica generar empleo para guías locales de aves así como el uso de servicios en las comunidades (hospedaje, alimentos), resultando en un beneficio económico a la localidad, y una razón para conservar a “sus aves”.

Si alguna vez te dispones a hablar sobre búhos, ahora ya sabes las razones por las que conservarlos es importante y más que nada, por qué son aves de tan buena suerte.

Puedes visualizar el vídeo realizado por Natura EST sobre los búhos en el siguiente enlace:  https://youtu.be/9uJuIixPYzE” 

“Agradecimiento especial a todos los participantes de Zoh Laguna e Xpujil que hicieron posible esta investigación, apreciamos la inmensa amabilidad con la que fuimos recibidos.”

 

 

 

 

Paulina de Lourdes Camarena Gómez

M. en C. Especialista en Conservación de Vida Silvestre Consultor Independiente

 

 

 

 

Leonardo Guerrero González

M. en C. Especialista en Manejo de Fauna Silvestre Consultor Senior Natura EST

One thought on “Búhos Calakmul

  1. Enrique Ruiz - octubre 11, 2018 8:39

    Me parecen muy relevante resaltar la importancia de la integración de la educación ambiental a los programas de conservación de vida silvestre, pues de esto dependerá el éxito de dichos programas.

Write your comment Here