Convirtiendo la Energía en Acción Convirtiendo la energía en acción – Natura E.S.T.

Convirtiendo la energía en acción

¡Bienvenido de nuevo! ¿Recuerdas que en el blog anterior (Un Camino para Salvar el Mundo) hablamos acerca de cómo y por qué surgieron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) incluidos en la agenda 2030? Pues en esta ocasión hablaremos sobre uno de los objetivos más importantes y que, desde mi punto de vista, funciona como eje rector para concretar las metas de los demás ODS, me refiero al objetivo número 7: “Garantizar el acceso a energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos”.
Pero ¿qué lo hace tan importante? Es bastante simple, la energía es lo que mueve al mundo; desde la gran industria hasta las personas, todos necesitamos energía para desplazarnos, trabajar, producir alimentos, bienes y servicios. Sin energía, el resto de los ODS serían prácticamente imposibles de alcanzar ¿Cómo garantizar una vida sana y promover el bienestar (objetivo 3 ) sin energía que abastezca los hospitales y centros de salud? o ¿cómo lograr trabajo decente y crecimiento económico (objetivo 8 ) sin energía que impulse las actividades productivas?
A continuación, algunos datos recabados por la ONU que muestran el panorama actual del uso de energía:

  • El 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad.
  • 3,000 millones de personas (casi el 43% de la población mundial) dependen de la madera, el carbón mineral, carbón vegetal o desechos de origen animal para cocinar y calentar su comida.
  • La producción de energía es uno de los factores que más contribuye al cambio climático, pues es responsable de alrededor del 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.


Como puedes ver, garantizar el acceso equitativo a fuentes de energía limpias, eficientes y renovables nos puede ayudar a abordar problemáticas que, a pesar de su diversidad y alcance, tienen algo en común: la energía.
En el caso de México existe una sinergia aún más pronunciada entre el objetivo 7 y el cumplimiento del resto de los ODS, pues para desarrollar infraestructura energética, hay que cumplir con tres procedimientos: La Manifestación de Impacto Ambiental, la Evaluación de Impacto Social y un Estudio Técnico Justificativo (si aplica).


 La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) es un documento que permite identificar puntualmente los efectos que puede ocasionar una obra o actividad sobre el medio ambiente y señala las medidas que permitan mitigar dichos efectos . La realización de este estudio técnico-científico permiten diseñar medidas para proteger los ecosistemas y se relaciona estrechamente con los objetivos 13: acción por el clima, 14: vida submarina y 15: vida de los ecosistemas terrestres. No te preocupes, en las siguientes entradas profundizaremos en los contenidos de cada ODS y su relación con el objetivo 7.


El Estudio Técnico Justificativo (ETJ) es un estudio que se presenta para establecer un proyecto de infraestructura en terrenos de uso forestal y fundamenta el cambio de uso de suelo hacia otros usos productivos, siempre y cuando se propongan medidas de mitigación y compensación ambiental adecuadas , por lo que se relaciona con los mismos objetivos que la MIA.

Por su parte, la Evaluación de Impacto Social (EVIS) es un documento que detalla los impactos que tiene una obra de infraestructura energética sobre el tejido social de las comunidades cercanas a los lugares donde se desarrollan proyectos energéticos. Este documento no solo contiene la identificación de los impactos, sino que debe proponer un plan de gestión social que ayude a mitigarlos cuando son negativos o impulsarlos cuando son positivos. Si el estudio se realiza de forma adecuada, este documento puede ayudar a cumplir con muchos de los ODS, entre los que se encuentran 1: Fin de la pobreza, 2: Hambre cero, 3: Salud y bienestar, 4: Educación de calidad, 5: Igualdad de género, 8: trabajo decente y crecimiento económico, 10: reducción de las desigualdades y 12: producción y consumo responsables.


Como puedes ver, cumplir con el objetivo 7, tanto en el caso de México como a nivel mundial, es de suma importancia, no sólo porque en sí misma la producción de energía es una de las fuentes de contaminación más importantes en el mundo, sino porque su cumplimiento facilita la concreción de las metas establecidas para el resto de los objetivos. Si los ODS de la agenda 2030 son el camino para salvar al mundo, el objetivo 7 es el vehículo que nos ayuda a transitarlo. En palabras de Les Brown las metas ayudan a convertir tu energía en acción, y no podríamos estar más de acuerdo. ¡Nos vemos en el siguiente blog! y no olvides dejar tu comentario.



Yael Maldonado
Apasionado del desarrollo urbano sustentable, análisis espacial en sistemas de información geográfica, evaluaciones de impacto ambiental, manifestaciones de impacto ambiental, procesamiento y análisis de bases de datos.

Write your comment Here